Steve McCurry, mucho más que aquella portada de National Geographic