Dos niños y un balón. Wat Pho, Bangkok.