Rene Burri, el fotógrafo oculto tras el retrato del Che.