Re-camaras: cámaras con una segunda vida