David Hogsholt: cerca, muy cerca