Helen Levitt, la belleza de las calles