Fórmula para una fotografía: aprovecha las zonas de paso