Saul Leiter, el fotógrafo de calle con alma de pintor