Fórmula para una fotografía: tú escoges al protagonista