Fórmula para una fotografía: no lo enseñes todo