Fórmula para una fotografía: no te conformes con lo obvio